Secciones
Detalles médicos que necesitas conocer de la crucifixión de Jesucristo
Estilo y Vida

Detalles médicos que necesitas conocer de la crucifixión de Jesucristo

La crucifixión es el método de ejecución más vil y atroz jamás inventado. Conoce los detalles médicos de la muerte de Jesús, después de haber sido crucificado.

por LaVerdad

Detalles médicos que necesitas conocer de la crucifixión de Jesucristo

Detalles médicos que necesitas conocer de la crucifixión de Jesucristo

La crucifixión de Jesús tuvo lugar en Judea entre los años 30 y 33 d. C. Es un método de ejecución lenta y dolorosa en la cual la víctima es atada o clavada en una viga de madera y se deja colgada por varios días hasta que el agotamiento o la asfixia la lleve a la muerte.

Fue inventada por los persas en el año 300 a.C, y perfeccionada por los romanos en el año 100 a.C.

Los datos que a continuación te presentamos, fueron publicados por la revista New Wine Magazine en 1982, según The Collective Intelligence, después que The Gospel Herald consiguiera los detalles del evento y el Dr. C. Truman Davis los recopilara.

Detalles médicos que necesitas conocer de la crucifixión de Jesucristo.

1. Hasta ahora no se conoce método de muerte más doloroso, de hecho, dio origen de la palabra “insoportable”.

2. Estaba reservada principalmente para los criminales más viciosos. Jesús se rehusó a tomar el vino anestésico que le fue ofrecido por los soldados debido a su promesa en Mateo 26:29.

3. Jesús estaba desnudo y su ropa fue dividida por los guardias romanos. Esto fue en cumplimiento del Salmo 22:18.

4. Además de garantizar una muerte lenta y dolorosa, la posición anatómica que tomó Jesús luego  de haber sido clavado en la Cruz, era imposible de mantener.

5. Al mantener las rodillas flexionadas a 45°, se vio obligado a soportar su peso con los músculos de su muslo; posición que después de unos pocos minutos provoca calambres severos en los muslos y pantorrillas.

6. Su peso fue llevado a sus pies, los cuales estaban clavados a la viga. Posteriormente se transfirió a sus muñecas, brazos y hombros, debido al cansancio.

7. Al ser colocado en la Cruz, sus hombros fueron dislocados. Minutos después, los codos y las muñecas también.

8. La dislocación de sus extremidades superiores explica por qué sus brazos eran 9 pulgadas más largos de lo normal.

9. "Yo soy derramado como agua, y todos mis huesos están desordenados". La profecía en el Salmo 22:14 se cumplió.

10. Con las muñecas, codos y hombros dislocados, su peso causó fuerzas de tracción en los músculos pectorales mayores de su pared torácica.

11. Estas fuerzas de tracción causaron que su caja torácica fuera tirada hacia arriba y hacia fuera, es decir que su pared torácica estaba en una posición permanentemente de máxima inspiración respiratoria.

12. Para respirar, Jesús tenía que presionar los clavos en sus pies para levantar su cuerpo, aproximadamente 12 pulgadas, y permitir que su caja torácica se moviera hacia abajo y hacia dentro, lo cual no fue fácil tomando en cuenta que su posición estaba anatómicamente comprometida.

13. El proceso de la respiración causó un dolor insoportable, mezclado con el terror absoluto de la asfixia.

14. A los pocos minutos de la crucifixión, Jesús se volvió severamente disnea (falta de aliento).

15. Jesús estaba cubierto de sangre y sudor, resultado de la flagelación que casi lo mató y su constante esfuerzo respirar.

16. Fisiológicamente, su cuerpo estaba sufriendo una serie de eventos catastróficos y terminales.

Detalles médicos que necesitas conocer de la crucifixión de Jesucristo.

17. Debido a que no podía mantener una ventilación adecuada en sus pulmones, ingresó en un estado de hipoventilación.

18. Desarrolló también Hipoxia (bajo nivel de oxígeno en sangre) e hipercapnia (su nivel de dióxido de carbono en la sangre comenzó a aumentar)

19. La hipercapnia aceleró su corazón para aumentar la entrega de oxígeno y la eliminación de CO2.

20. Debido a que su centro respiratorio en el cerebro comenzó a enviar mensajes urgentes a sus pulmones para respirar más rápido, Jesús comenzó a jadear.

21. Las fuerzas gemelas de la Hipoxia (demasiado poco oxígeno) e Hipercapnia (demasiada cantidad de CO2) provocaron que desarrollara taquicardia.

22. Debido a que su corazón latía cada vez más rápido, se cree que su pulso era de 220 latidos por minuto, el máximo normalmente sostenible.

23. Jesús no había bebido nada durante 15 horas, por lo que se encontraba deshidratado y su presión arterial estaba en estado alarmante (demasiado baja).

24. Se cree que su presión arterial era de alrededor de 80/50.

25. Se encontraba en choque de primer grado, con hipovolemia (bajo volumen de sangre), taquicardia (excesiva rapidez de la frecuencia cardíaca), taquipnea (velocidad respiratoria excesivamente rápida) e hiperhidrosis (sudoración excesiva).

26. Su corazón probablemente comenzó a fallar alrededor del mediodía.

27. Probablemente los pulmones de Jesús comenzaron a llenarse de Edema Pulmonar.

28. Jesús estaba en Insuficiencia Cardíaca y Insuficiencia Respiratoria.

29. Hubiera necesitado una infusión intravenosa de sangre y plasma de urgencia para salvar su vida.

30. En esta etapa, Jesús probablemente desarrolló un Haemopericardium (plasma y sangre reunidos en el espacio alrededor de su corazón, llamado Pericardio).

31. Este fluido alrededor de su corazón causó Tamponada Cardíaca, lo que imposibilitaba que su corazón latiera correctamente.

32. Se cree que la causa de su muerte fue una Ruptura Cardíaca (su corazón literalmente estalló), debido al estado avanzado del Hemopericardio.

33. Para frenar el proceso de su muerte, los soldados colocaron un pequeño asiento de madera en la Cruz. De esta forma le podía tomar hasta 9 días morir.

34. Cuando los romanos querían acelerar la muerte de la víctima, rompían sus piernas para que se sofocara en cuestión de minutos. Esto fue llamado Crucifragrum.

35. A las 3 de la tarde Jesús dijo: "Tetelastai"; que significa: "Está terminado". En ese momento, Él entregó su Espíritu, y murió.

36. Cuando los soldados fueron a romper sus piernas, Él ya estaba muerto. No se rompió un hueso de su cuerpo, en cumplimiento de la profecía.

37. Jesús murió después de 6 horas.

38. Jesús murió para que la gente común pudiera ir al Cielo.

Temas

Comentarios

Te puede interesar